diciembre 2018

  La Realidad Virtual no es una tecnología nueva y, de hecho, se viene utilizando de forma habitual desde los años 80. Sin embargo, las nuevas herramientas que facilitan su creación y las que llevan la experiencia inmersiva a un nuevo nivel han hecho que sea ahora cuando haya dado el salto definitivo para conquistar todos los terrenos, como el de la Arquitectura.
  Cuando pensamos en una carrera como Arquitectura, siempre imaginamos que cuando el graduado se incorpore al mercado laboral lo hará como arquitecto. Más allá de esta opción que, ciertamente, es la más plausible, existen muchos más caminos profesionales adoptados por las personas con formación en Arquitectura. A continuación, repasamos algunas de ellas.
  Si estás pensando en estudiar Arquitectura, o ya la has estudiado y buscas ratificarte en tu elección, te damos algunas razones para que lo tengas claro. Cada uno tiene sus razones personales pero, más allá de eso, hay algunos motivos innegables por lo que estudiar esta carrera es siempre una buena idea:
  La Realidad Virtual (o VR, por sus siglas en inglés) es una salida con mucho futuro dentro del mercado inmobiliario, la arquitectura y el diseño de interiores además de, por supuesto, el ámbito del ocio y los videojuegos, de donde parte esta tecnología. Si ya estás convencido de las ventajas que puede aportarte la Realidad Virtual para tu proyección laboral, es hora de hablar de cómo aprender a utilizar esta tecnología.
  Cada vez son más los sectores en los que la Realidad Virtual ha llegado para cambiar los procedimientos, aportar valor añadido o, simplemente, revolucionarlos por completo. En ambientes tan diferentes como un hospital, una inmobiliaria o un estudio de Arquitectura podemos ya encontrarnos con esta revolucionaria tecnología, en formato vídeo o de la forma más inmersiva posible, con unas gafas de Realidad Virtual. ¿Quieres saber cómo se utiliza esta tecnología en los diferentes sectores? Te lo desvelamos a continuación.
  La Arquitectura Virtual , también llamada VR o Arquitectura inmersiva, y las nuevas tecnologías nos permiten poner al alcance de cualquier persona cosas con las que antes solo podíamos soñar. Visitar un edificio, completamente amueblado y decorado, antes de que comience la fase de construcción, o que un cliente lo visite desde la otra punta del globo, abriendo puertas y recorriendo todos los espacios, ya es posible.